Encuentro con jóvenes y organizaciones campesinas en Cayambe

08/09/2016

 

En su esfuerzo por impulsar los espacios de discusión y el diálogo con los actores de la producción agrícola, este jueves 1 de septiembre de 2016 en el Salón de Sesiones del Gobierno Autónomo Descentralizado Plurinacional e Intercultural Cayambe, se llevó a cabo un taller de discusión y socialización de experiencias con representantes de organizaciones campesinas e indígenas y de instituciones amigas.

En el taller participaron representantes de la Red de Economía Solidaria y Soberanía Alimentaria del Territorio Kayambi (RESSAK), la Comunidad la Buena Esperanza, así como de su Grupo de Jóvenes Jaku Wasi, representantes de la Parroquia La Esperanza, compañeros de Colombia que hoy estudian en nuestro país, miembros del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) de Bolivia, colaboradores del SIPAE y la Plataforma para la Gobernanza Responsable de la Tierra ILC-ALC.

El taller fue un espacio de diálogo abierto, en donde se pudieron intercambiar las experiencias de trabajo de cada uno de los participantes, sus esfuerzos y sus luchas, entre los principales aprendizajes estuvieron los siguientes:

Ruth Bautista y Oscar Bazoberry, del IPDRS, presentaron al Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio, un esfuerzo que cuenta con aliados en toda Sudamérica y que busca demostrar que el presente de campesinos e indígenas está atravesado por procesos de lucha y dignidad, la búsqueda y sistematización de casos exitosos de acceso a la tierra. Hasta el momento, el movimiento lleva 114 casos publicados: 2 de Argentina, 36 de Bolivia, 22 de Brasil, 1 de Chile, 18 de Colombia, 14 de Ecuador, 12 de Paraguay, 8 de Perú y 1 de Uruguay, además de otros casos que se encuentran en proceso de sistematización; el objetivo es lograr 1000 casos de estudio sobre experiencias concretas e inspiradoras de acceso a la tierra bajo una metodología participativa con los actores.

Producto del último año de trabajo, presentaron del Informe 2015 de Acceso a la tierra y territorio en Sudamérica, una publicación en la que se muestran las experiencias de Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, la invitación para participar en el movimiento está abierta a todos aquellos que apuesten por la defensa de lo campesino e indígena, tierra, territorio y recursos naturales.

 

Los jóvenes del Grupo Jaku Wasi expusieron como su principal objetivo la recuperación de los valores que consideran se están perdiendo entre las personas de su edad, de ahí su nombre que en español significa “volver a casa”, desarrollan actividades diversas, participan de iniciativas culturales, impulsan iniciativas económicas y comparten la lucha de sus padres por el acceso a la tierra. Una lucha que fue relatada por una mujer miembro de la comunidad la Buena Esperanza, quien supo relatar los años en la lucha por acceder a espacios donde vivir y producir, en el primer caso alrededor de 90 personas iniciaron la demanda por su derecho a la compra de 63 hectáreas de tierra que hacia el año 1990 pertenecía a una de las haciendas del sector en donde trabajaron sus padres y abuelos en calidad de huasipungueros, por estas tierras lucharon alrededor de 18 años, finalmente lograron y establecieron la Comunidad la Buena Esperanza que hoy cuenta con más de 300 miembros.

Reconociendo que un campesino tiene derecho a la tierra para producir, ésta comunidad junto a otras 3, se encuentran en la lucha por el proyecto “Alpaca”, un esfuerzo por acceder a un total de 1200 hectáreas -de las cuales solo 700 son cultivables- que eran parte de una hacienda que fue embargada por el Estado y por la que participaron en el remate, hasta el momento han logrado pagar 525 mil dólares, reconocen que los pagos se han detenido debido a la situación económica por la que todos están pasando, los más de 400 socios –representantes de familias- se resisten al embargo, piden que se les condonen los intereses y se les dé plazos para el pago pues sostienen su compromiso de cancelar el total del capital que alcanza el millón doscientos mil dólares y del cual ya han depositado más del 43%. Este caso es uno de los 22 procesos de lucha por la compra de tierra por parte de organizaciones campesinas al Estado, y que pasan por dificultades de pago debido al excesivo costo de la tierra.

 

Un espacio de diálogo, discusión, debate y aprendizaje, un taller enriquecedor que expresa el compromiso que la plataforma SIPAE- FEPP y ECOLEX sostiene a propósito de su proyecto con ILC-ALC, se hizo expresa la invitación a participar en estos espacios que continuarán siendo abiertos por parte de los socios y de los cuales se pretende apoyar el fortalecimiento de las organizaciones y difundir la lucha campesina e indígena por la tierra que se realiza a nivel nacional y regional.

 

Monitoreo Tierras.

Please reload