Incidir en los precios dinamizaría la reactivación económica de los campesinos afectados

 

Desde el Monitoreo Tierras hemos decidido realizar una serie de reportajes que den cuenta de los impactos del terremoto del 16 de abril sobre el sector campesino, este seguimiento lo ha emprendido el ‬SIPAE, en colaboración de FEPP, ECOLEX e ILC-ALC, en el marco de la ENI Ecuador.

 

Por medio del apoyo del Grupo Social FEPP pudimos conocer sobre la situación de los campesinos afectados por el sismo. En la zona rural de la parroquia Piquigua del Cantón San Vicente, provincia de Manabí, miramos la destrucción y deslaves en varios tramos de las carreteras, los espacios de terreno que dejaron el derrumbe de las casas, la situación en los albergues, etc. Nos concentramos en la problemática de los deslaves en las fuentes de agua y las acciones organizadas que vienen implementando para reanudar el servicio (Mingas comunales por ejemplo) y también para iniciar actividades productivas que reactiven su economía. 

 

La Junta de Agua en Boyacá es una de las organizaciones que muestra interés por iniciar maneras de enfrentarse a las condiciones que les dejo el sismo, y al parecer existe la posibilidad que lo hagan también desde sus actividades productivas. Conversamos con su presidente, el señor Gustavo Mendoza, sobre sus impresiones, aquí las compartimos. 

 

Debido a que parte de su sistema de agua potable funciona con bombas que usan energía eléctrica no tuvieron acceso a agua y luz hasta 8 días después del Sismo, a pesar que sus tuberías no sufrieron daño como en zonas cercanas; sin embargo esto afecto directamente a las actividades productivas de esta zona agrícola. Su principal fuente de ingresos es la ganadería, los cultivos de ciclo corto como el maíz, cacao, maracuyá, café. "Lo que producimos dentro de nuestra comunidad ha bajado de precio, lo cual ayuda a multiplicar los problemas de ingresos y supervivencia", nos comenta. 

 

Como junta de agua han logrado dar soluciones en cuanto al acceso a los servicios que fueron dañados, pero también mejorarlos. "Desde la junta de agua estamos unidos, pero no como productores de ganado, cacao, el maíz, para como productores defender el precio," nos cuenta sin embargo. Para mejorar sus condiciones como campesinos desde sus unidades productivas aún están desorganizados; por lo pronto identifican que "se ha multiplicado el costo de producción del ganado o cerdo y ha bajado el valor de venta". "Hace falta que nuestra gente crea en ese tipo de organización, tenemos que cambiar nuestra forma de producción, no podemos contentarnos con lo que nos dé", nos plantea. 

 

Pudimos participar en una asamblea de esta junta de aguas, uno de los puntos a discutirse fue sobre la posibilidad de iniciar actividades que apunten a fortalecer productivamente esta zona campesina, la respuesta fue de una considerable aceptación a la propuesta. Habrá que ver si la consolidan y sus resultados.

 

Para conocer más sobre los testimonios y hallazgos que vayamos obteniendo síguenos en nuestra página web y redes sociales, a través del hashtag:

#SismoenlosCampesinos

 

 

Please reload